“Plan alquila”

Comunidad de Madrid

Tal y como están las cosas, alquilar se está convirtiendo en la mejor opción para mucha gente que busca casa. Aunque resulta que hacerlo tiene también su miga. Tanto para arrendatarios como para  inquilinos.

Para los arrendatarios, existe el miedo de:

¿A quién le estoy alquilando la vivienda? ¿Me pagará? ¿En qué estado quedará la casa cuando acabe el contrato? ¿Me saldrá más caro arreglarlo de lo que he ganado? ¿Se irán con facilidad al finalizar este?…

Para los inquilinos, las preguntas son otras:

¿Me pedirán muchos meses de fianza? ¿O me obligarán a tener aval bancario?  ¿Querrán que tenga trabajo con contrato indefinido? ¿Me tocará un casero en condiciones? ¿Dará problemas si surgen arreglos? ¿La casa será lo que me han prometido? ¿Me devolverán la fianza?

No siempre es sencillo no. Sobre todo cuando las transacciones se hacen entre particulares.

Para evitar esto… En teoría, la Comunidad de Madrid, ha creado el “Plan alquila”. Que es un servicio ofrecido para gestionar todo lo que tenga que ver con los alquileres de forma profesional. Ellos hacen de intermediarios entre las partes (inquilinos y propietarios) y lo resuelven todo desde el principio hasta el fin del contrato.

También se ocupan si es necesario, de someter los contratos a arbitraje, lo que quiere decir, que median ante los posibles conflictos que aparezcan entre las dos partes. Esto tranquiliza mucho, saber que hay alguien que se va a ocupar de forma imparcial, si surgen problemas; evita un montón de quebraderos de cabeza.

Además poseen un seguro; importante para el que ofrece a través de ellos su vivienda en alquiler. Se hacen cargo de hasta 24 meses de impago y cubren los desperfectos de la vivienda. Como contrapartida para el que busca piso en este “plan”, se aseguran de que los precios no sean abusivos… Hay gente que pide lo mismo por un metro cuadrado de cuchitril, que lo que vale en el palacio de Liria. Totalmente injusto.

El “plan alquila”, tiene un registro de demandantes de viviendas disponibles en la Comunidad, (pisos y casas) y un mapa de viviendas que se actualiza de forma constante, en su buscador de viviendas.

Se puede contactar con ellos de varias maneras:

1º/ En la oficina física.-

Avda de Asturias nº 30

Madrid

L a V: 09:00 a 20:00

S: 09:00 a 13:00

2º/ en el teléfono 012

3º/ En su oficina móvil (en su web aclaran dónde va a estar situado con días de antelación.)

Os adjuntamos el enlace de su web, por si queréis entrar a recabar más información o pensáis ver su oferta.

www.madrid.org

Esperamos que estos datos os sean de utilidad y que tanto si sois los que buscáis la casa, como si pretendéis alquilar vuestra vivienda, las cosas sean fáciles y fluidas.

Me encantan las cosas fáciles, dan mucha paz. Muy buena suerte en vuestra empresa. Para ambas partes.

Comprar un piso

¿Comprarse un piso ahora? ¿cambiar el que se tiene por un adosado? La gran pregunta que nos hacemos todos a pesar de la mala situación económica que estamos pasando ahora. Lo cierto es que si a día de hoy se tiene dinero, es uno de los mejores momentos para hacerlo, porque el mercado no para de bajar y la vivienda registra las cotas más bajas de los últimos años.

Y quizá baje aún más. Hay expertos que aseguran que irá bajando paulatinamente hasta el  año 2015, en el que la situación vuelva a normalizarse. Pero el momento es de caos semi profundo. Lo que por otro lado tampoco es de extrañar. Los precios llevaban mucho tiempo inflándose de un modo ficticio (lo que ha dado en llamarse la burbuja inmobiliaria).

La gente compraba pisos que costaban mucho más de lo que valían en realidad, aun a sabiendas de que esto estaba siendo así, en la mente de muchos estaba el usar el piso como vivienda, pero en tantos otros casos, la compra se hacía como inversión, para revender más caro todavía. Hasta que ha llegado un momento, en el que la situación ha tocado techo.

Además, se ha construido como si no hubiera mañana durante mucho tiempo, más pisos que gente, la premisa ya por si misma suena rocambolesca.

Algunos de esos barrios se han convertido en especies de mini ciudades fantasmas. Adosados, dúplex, complejo de pisos y oficinas que brillan por la ausencia de gente pero no de carteles de “Se vende” o “Se alquila”.

De la nueva construcción los pisos son los que más han bajado de precio, aunque donde se encuentra de verdad el ahorro es en los pisos de segunda mano o usados. Se empiezan a verofertas muy interesantes para los posibles consumidores.

Ahora solo queda acudir al banco a que te concedan una hipotéca o préstamo. Los bancos, a sabiendas de la mala situación económica, proponen soluciones para este tipo de ayudas y facilidades para poder adquirir una vivienda.

Es por tanto recomendable darse una vuelta de verdad si se está interesado en comprar, porque si tienes dinero es el momento perfecto.

Alquilar un piso o casa

Las inmobiliarias a día de hoy están teniendo handicaps importantes para conseguir sus objetivos, puesto que la venta de vivienda, tanto nueva  como usada, ha sufrido un descenso importante en los últimos tiempos.

Es por esto que muchas de ellas se están especializando en el alquiler. Una opción que siempre se habían contemplado en estas empresas, pero que cada vez se instaura más, como la transacción cotidiana.

Los españoles nunca hemos sido un pueblo de mucho alquilar, siempre hemos tenido un sentido bastante desarrollado de la propiedad, sentíamos que si el piso era nuestro, pasase lo que pasase teníamos un techo bajo el que cobijarnos.

Pero con el nuevo rumbo que están tomando la compra de las viviendas, cada vez son más los que eligen un sistema de vida europeo basado en el alquiler.

La casa es tuya mientras la pagas, más o menos como en las adquisiciones, porque si no pagas la hipoteca, te quitan igual el piso. Además no tienes que hacerte cargo de las obras o derramas que se deriven de la vivienda o el inmueble en el que esté situado, porque para eso está el propietario.

Y si te hartas de la casa, es mucho más sencillo cambiarte a otra, porque como no la tienes que pagar de por vida, es más fácil la decisión de movilidad. Además, si el piso es tuyo, muchas veces el cambio de hogar depende de la venta  previa de esta primera vivienda. Con el alquiler nada de esto ocurre.

Otra de las razones más importantes por la que los españoles deciden alquilar una vivienda es porque es mucho más fácil conseguir un aval bancario o un par de meses por adelantado ya que las inmobiliarias están tratando de hacerse fuertes en este terreno, el del alquiler.

Aunque muchos son reacios, alquilar a través de inmobiliaria tiene una gran ventaja: es que es un tercero el que se ocupa de las primeras relaciones entre arrendador e inquilino y suelen asegurar el cobro de la renta a quien pone un piso en este mercado. Lo que se hace muy interesante por el miedo que tienen muchas personas que ofrecen un piso en alquiler, a que no se las pague o se las destroce el piso.

Obviamente, por todo esto cobran una comisión, que ya no es tan alta, como la que cobraban cuando el mercado inmobiliario estaba en un punto muy alto de negocio.

Para resumir, es bastante recomendable, en ocasiones y dependiendo de la situación de cada uno, alquilar en vez de comprar una  vivienda.

Prefieran lo que prefieran, que sea sobre todo una opción que les permita adecuarse a su estilo de vida.