El número de ofertas financieras relacionadas con las hipotecas en Sevilla provoca en el público el efecto de no saber escoger cuál es la que más le conviene. En el presente artículo brindamos 4 útiles principios para cimentar una decisión tan importante. La cantidad de ofertas existentes en el medio bancario, ocasionan en muchas ocasiones en el consumidor incertidumbres sobre cuál es el más ventajoso préstamo hipotecario. Enseguida vamos a darle los principales discernimientos para que realice la elección más apropiada.

1. Fíjese en el TAE de la hipoteca.

Valorando 2 ofertas de hipoteca, la primera con un interés nominal del 3,5% y la otra con un interés nominal del 4% erróneamente pensamos que la primera oferta es la mejor producto a que posee un interés más atractivo. No se deje llevar por esta impresión, el interés nominal de la hipoteca no es el parámetro más apropiado para fundamentar una u otra propuesta, resulta más conveniente acudir a la Tasa Anual de Equivalencia. Esto es así porque el interés común no contempla una serie de gastos que pueden resultar de un importe significativo.

En la Tasa Anual de Equivalencia quedan incluidos el interés nominal y una serie de gastos bancarios: comisión de apertura, de cancelación anticipada, de estudio, así que esta Tasa Anual de Equivalencia se convierte en un indicador de mayor utilidad. A pesar de esto aconsejamos no olvidar que están otra serie de desembolsos como los tributos, gastos notariales, registro de la propiedad no incluidos en el TAE y a los que deberemos hacer también frente

2. Distinga el modo de cuota temporal.

Las cuotas son las cantidades que es necesario ir pagando para reponer el capital dado y los intereses correspondientes. Casi siempre esa cuota se paga mensualmente, sin embargo sucede que pueden pactarse términos temporales superiores: el trimestre o el semestre. Si sus entradas son estables la mejor opción, sin duda, será las mensualidades. Pero si sus devengos son discontinuos, tiene momentos en los que sus entradas aumentan y otros en que se reducen, es probable que le convenga un intervalo superior de tiempo entre cada pago. Aquí la técnica es hacer una correcta programación financiera , de forma que sus tiempos de ingresos coincidan con los del pago del crédito hipotecario.

3. Diferencie la modalidad de cuotas.

Las cuotas de amortización pueden ser fijos, progresivos y decrecientes. Normalmente las entidades bancarias ofertan las cuotas invariables y estas condiciones son aceptadas por los deudores. Es útil que esté al tanto de esto, debido le resulte más cómodo un pago decreciente o ascendente. Ejemplos de esto son:

a. Si usted contrata un crédito hipotecario de duración temporal larga, puede que en los ciclos de liquidación se encuentre con que al arribar a la edad de su retiro, sus entradas se reduzcan; si le pasa esta manera le conviene más un pago decreciente, pagará más al inicio (cuando usted tiene más recursos económicos y abonará menos al final.

b. Estimemos que al momento de suscribir una hipoteca usted posee copiosos gastos, por ejemplo está sufragando los pagarés de un automóvil, y que estos desembolsos se harán menores en un futuro no muy lejano, en tal estado le interesarán más las cuotas progresivas, así, cuando tiene menos dinero abona cuotas mas pequeñas, y cuando posea más liquidez, por haber cancelado los pagarés del auto, estará en mejor posición de afrontar las cuotas del préstamo hipotecario.

4. Defina el tiempo de la hipoteca.

Analicemos un concepto que no por simple, deja de ser esencial. Cuanta más larga sea su hipoteca, más pequeños serán los pagos, pero más grandes serán los intereses generales que pagará. De modo que lo interesante es encontrar un grado de equilibrio en el periodo temporal a suscribir. La mejor manera de lograr decidir esto es reclamando a su banco un programa de liquidación del crédito de manera que viendo éste y viendo la cuantía de los pagos que está en condiciones de costear, pueda determinar el periodo menos prolongado de tiempo, para evadir intereses.

Algunas veces los bancos evaden darle ese cuadro de cuotas, pero usted tiene total derecho para recibirlo así que insista. Una explicación del banco común es la de explicar que dado que los intereses varían el cuadro de amortización puede cambiar más adelante. Esto es real, pero aún así, es posible que el banco le confeccione una simulación el esquema, aunque se estime que los intereses no varíen, para que usted tome la decisión de fijar el periodo de amortización.

Resumiendo para optar por el mejor préstamo hipotecario, es importante tener presente:

a) La Tasa Anual de Equivalencia del préstamo hipotecario

b) El término en tiempo de los pagos

c) El tipo de cuota, invariable, creciente y decrecientes

d) Fijar correctamente el plazo de restitución del crédito hipotecario, para lo cual es esencial recibir un cuadro de pagos