El Euribor esa palabra de la que nos asustamos, aun cuando haya ocasiones, en las que no sabemos del todo su significado. Es de esas palabras que aunque uno escuche de vez en cuando en los telediarios o a la gente, no te paras a conocerla de verdad hasta que te afecta a ti de modo personal. Lo que por otro lado es bastante lógico.

¿Qué significa pues la palabra Euribor?

Se trata de un acrónimo. Por lo tanto, Euribor significaría por separado lo siguiente:

En inglés: European interbank offered rate

Y traducido en castellano: Tipo europeo de oferta interbancaria

Lo que indica en primer término es el tipo de interés, al que se ha dejado el dinero al mercado del euro, por parte de los bancos  (que son los que lo ponen en movimiento) y su valor, se revisa a diario. Aunque si somos sinceros, la parte que más interesa el común de los mortales, es que este concepto, marca tanto las hipotecas como los intereses que se devengan de estas.

En condiciones normales la mayoría de la gente que está pagando una vivienda tiene pactada con su banco una revisión anual, casi siempre por comodidad y capacidad de control de la situación por parte del usuario. Pero es cierto que también existe el caso o posibilidad de que se pueda revisar semanal o mensualmente. Pero que te cambién la hipoteca cada semana o mes puede ser una locura porque nunca sabes a ciencia cierta si te va a bajar o te va a pegar un subidón el recibo. La anual por tanto parece la más práctica y es la más común de todas las opciones.

Habría que decir que, a día de hoy, el Euribor se encuentra a la baja (lleva bajando un par de años practicamente de forma regular) y los tipos y las hipotecas, como es lógico, están disminuyendo con él. Aunque conviene aclarar que no  todo el mundo se puede beneficiar de este hecho cuando sucede, puesto que depende de cuando toque que te hagan a ti la revisión de tu hipoteca para ver si te ha pillado la bajada o no.

Según los especialistas económicos y financieros el Euribor va a continuar decreciendo en los próximos meses hasta acercarse a sus mínimos históricos. Esto significaría que en su próxima revisión usted puede beneficiarse de esta bajada y que le den una alegría económica a la hora de pagar las próximas letras de su casa.